Estamos actualizando nuestra web. Próximamente habilitaremos la compra online. Mientras tanto, puedes consultar los productos y ponerte en contacto con nosotros para adquirirlos.

Sistemas

Descubre nuestro catálogo de calefacción

There are no products matching the selection

This is a custom CMS block displayed if category is empty.
You can replace it with any custom content.

¿Quieres comprar un sistema de calefacción? ¡Aquí te damos los consejos para escoger bien!

En el mercado existen diferentes sistemas de calefacción por lo que su compra no es una tarea fácil. Hay ciertos aspectos a tener en cuenta al seleccionar qué tipos de calefacción son los adecuados para la vivienda: el tamaño, el clima de la zona, si es una casa o un piso, los gastos que puede generar, o el tiempo que se pasa en ella.

Los radiadores son los elementos principales de los sistemas de calefacción. También se denominan emisores térmicos, ya que su función es la de emitir y distribuir el calor, bien a través del agua caliente procedente de una caldera, en el caso de los radiadores de agua, o bien de una resistencia eléctrica, para los radiadores eléctricos.

Los radiadores de calefacción alimentados por agua, combinados con generadores de alto rendimiento, como las calderas de condensación o las bombas de calor, garantizan una emisión menor de CO2 a la atmosfera, lo que también supone un ahorro económico y energético. Estos sistemas de calefacción se adaptan de forma rápida a los cambios en la temperatura exterior o al número de personas que haya en la habitación. Su instalación implica una obra completa, que debe realizar un instalador profesional acreditado para garantizar una instalación segura y la máxima eficiencia energética.

Una de las opciones más recomendables para lugares de clima cálido, o pisos pequeños, son los sistemas de calefacción eléctricos, sobre todo si se quiere evitar otros tipos de calefacción como los sistemas centrales de algunas comunidades, que pueden restringir los horarios de encendido o no dar la temperatura deseada. Además, los radiadores eléctricos no necesitan espacio de almacenamiento, no tienen los peligros de otros sistemas, como los sistemas de gas, y su instalación y mantenimiento son muy sencillos.