Estamos actualizando nuestra web. Próximamente habilitaremos la compra online. Mientras tanto, puedes consultar los productos y ponerte en contacto con nosotros para adquirirlos.

Calderas

La tienda de calderas donde podrás comprar la caldera que estás buscando

Listado de productos de Calderas:

Artículos 1 a 12 de un total de 14

por página

  1. 1
  2. 2

Artículos 1 a 12 de un total de 14

por página

  1. 1
  2. 2

¿Quieres comprar una caldera? ¡Aquí te damos los consejos para escoger bien!

Para comprar una caldera, y no cometer errores, debemos tener en cuenta una serie de factores, como la potencia, las dimensiones, la clase energética para calefacción o ACS, el nivel sonoro y prestaciones adicionales de la caldera, como puede ser si incluye termostato o si tiene microacumlación.

La potencia de las calderas es importante en función de la zona geográfica en la que se encuentra la vivienda, así como su aislamiento, debido a que la temperatura del exterior condiciona el rendimiento de la caldera. También es importante conocer cuánta agua caliente es necesaria, teniendo en cuenta el número de habitantes de la vivienda, el número de baños y si cuentan, o no, con bañera o ducha.

Si la vivienda cuenta con un baño, o con un baño y un aseo, comprar una caldera de 25 kW de potencia sería suficiente. Si la vivienda cuenta con dos baños que puedan ser utilizados a la vez, es recomendable comprar una caldera de 30 kW. Si la vivienda es más grande, o el uso de la caldera es más intensivo, serían necesarias calderas de 35 kW o más, y acompañadas de acumuladores de agua.

Las calderas de gas son prefectas para proporcionar calor, en viviendas de hasta 300 m2, y agua caliente sanitaria, hasta en dos baños a la vez. Las ventajas principales de este tipo de calderas es su tamaño compacto y que son silenciosas, como las calderas Themafast Condens, con sistema de microacumulación Star&Hot Microfast 2.0, y Thema Condens, con un nivel de rendimiento de hasta 109% y rangos de modulación muy altos, de la marca Saunier Duval.

Las calderas con tecnología de condensación cumplen con las nuevas directivas europeas de Ecodiseño (ErP) y de etiquetado energético (ELD). Estas calderas consumen hasta un 30% menos de combustible que las calderas convencionales y, además, sus emisiones contaminantes son menores.